13 Razones por las cuales no eres tan exitoso como deberías

A pesar de la evidencia, todavía existen personas que esperan que el éxito llegue a sus vidas. Tienen la esperanza de que todos los “lujos” que ellos se merecen aparezcan en la puerta de sus casas, ya que dicen tener “un buen trabajo”.

Lo lamentable de esta situación no es saber que están equivocados, sino entender que nunca serán exitosos.

Tú no mereces ser exitoso, tú trabajas para serlo.

Las personas se la pasan quejándose acerca de sus vidas, sus fracasos, y de como no tienen esto y aquello, cuando lo único que tienen qué hacer para mejorar es cambiar ellos mismos.

Existen un sinnúmero de razones por las cuales no eres tan exitoso como deberías serlo, en este artículo vamos a enfocarnos en las 13 más obvias, empezando por la pereza:

1. Pereza

No hay forma fácil de decir esto: Eres perezoso. Cada una de las personas exitosas que hay en este mundo ha trabajado y ha sacrificado mucho para llegar al lugar donde se encuentran. Ahora, no hay ningún problema en ser perezoso, pero por favor no vayas a quejarte por tu falta de dinero y éxito.

2. Derecho

Son muy pocas personas que hacen parte de este selecto grupo. ¿Tú y yo? Tendremos que trabajar para obtener lo que queremos; así que deja de pensar que esta vida te debe algo y ponte a trabajar. Solo te ganas el derecho de algo trabajando por ello.

3. Miedo

Tienes miedo, simple. Tienes miedo de hacer el ridículo, de lo que pueden decir tus amigos y familiares, tienes miedo de actuar y equivocarte. Nadie podrá quitarte el miedo, es decisión tuya, así que deja de lado las excusas y céntrate en ejecutar tus sueños.

4. Negatividad

Puede que no te des cuenta, pero las personas que están a tu alrededor pueden ser negativas, personas que no quieren que seas exitoso. Recuerda:

“Hay dos tipos de per­sonas que te van a decir que tú no puedes apor­tar una difer­en­cia a este mundo: aque­l­los que tienen miedo de inten­tarlo y aque­l­los que tienen miedo que seas tú el que tenga éxito”: Ray Goforth

Aléjate de ellos y rodéate de personas exitosas, de personas que sean tu modelo a seguir.

5. Deja de pensar

¿Cuánto quieres apostar a que tienes parálisis por tanto análisis? Mientras te quedas ahí pensando lo que deberías hacer hay otras personas que deciden actuar y ejecutan; hay personas que se toman en serio sus objetivos, que pasan por encima de sus excusas, y van tras lo que desean.

Deja de pensar lo que puede resultar o no, deja de pensar tanto, ejecuta y asume mientras ocurre.

6. Sin objetivos

No tienes absolutamente nada planeado. Piensas que de alguna manera, todo lo que siempre has querido ocurrirá por arte de magia. Esperar que las cosas ocurran no es la mejor estrategia para alcanzar tus objetivos; así que defínelos y lucha por ellos, de lo contrario estarás remando sin un norte fijo.

7. Las demás personas

No existen los demás. No hay nadie secretamente definiendo tu futuro, o si serás exitoso o no. Has decidido creer que es responsabilidad de los demás tu futuro, y lo haces porque te da tranquilidad.

Sin embargo, la realidad es otra, tú eres el único responsable de tu presente y futuro, nadie más…Así que abandona esa idea facilista de culpar al gobierno, a tus padres, y amigos.

8. Sin factor “x”

Piensas que no puedes hacerlo porque no eres lo suficiente [email protected], porque no tienes una personalidad lo suficientemente fuerte, porque nunca crees tener lo necesario, porque crees que te falta ese factor “x” indispensable para realizar cualquier tarea.

Si estás en este punto, déjame decirte que has caído bastante bajo en la calidad de tus excusas; cualquier persona, bien sea bonita, fea, aburrida, inteligente o distraída puede ser exitosa.

Tú problema es creer que no tienes lo necesario para serlo, dejando pasar oportunidades y tus capacidades.

9. Perder tiempo

Te encanta perder tiempo; te la pasas la mayor parte del día trabajando en cosas que no son importantes, pero que te hacen sentir útil.

Pregúntate, ¿cómo piensas alcanzar tus objetivos si no haces nada productivo? Actuando de esta manera no lo lograrás, no esperes ser un ejemplo a seguir sino estás haciendo nada para admirar.

10. Redes sociales

Pasas mucho tiempo en el mundo de las redes sociales. Tus días y horas productivas te las pasas navegando en Facebook, Twitter e Instagram y lo peor es que lo sabes pero no quieres hacer algo al respecto, prefieres seguir ahí sentado con tu celular en la mano, en vez de estar haciendo algo importante, algo que aporte a tu futuro.

Te hago la siguiente invitación: ¿te atreverías a guardar tu teléfono por una semana?

11. Pensar pequeño

Piensas limitadamente. Tienes una mentalidad tan pequeña que tu futuro no va más allá de unos cuantos días o semanas. Nunca has pensado en el futuro en término de años, así que las metas de largo plazo (esas que son realmente importantes) están lejos de ser alcanzadas.

12. No quieres serlo

Simplemente no deseas ser exitoso. Con seguridad que te imaginas y lo sueñas, como casi todos los mortales, pero dentro de ti existe ese miedo a lo que pueda ocurrir si llegas ser exitoso.

Todas esas imágenes mentales de lo que pueda pasar están afectando tu comportamiento y consecuentemente tu futuro. El éxito implica cambio, así que prepárate para él. Trabájalo.

13. No crees

Nunca has creído que es posible. La sociedad en la que vives te ha enseñado que tan solo algunos pocos, los “excepcionales”, son quienes alcanzan lo que desean, el resto debemos conformarnos con lo que tenemos…

Es tu decisión creer en esto o no; si decides no hacerlo, ve y lucha por lo que deseas, no te acostumbres a lo que tienes y ten hambre de éxito. Las ganas son el único combustible que necesitan tus sueños, y la constancia su mejor compañía.

Fuente

¿Querés vivir una experiencia única en tu vida?