5 Formas tontas de desperdiciar tu dinero sin darte cuenta

Aunque fueras rico, despilfarrar tu dinero no es algo inteligente. Siéntate un minuto y piensa en todas las formas en las que hubieras podido mejorar la calidad de vida de alguien más con ese dinero que te gastaste en boludeces.

Si eso no hace que te cuestiones un poco, entonces piensa en lo que hubieras podido hacer con esa plata en el futuro…

Y si esto tampoco es suficiente, recuerda todo lo que hiciste para ganar ese dinero: Es como si hubieras trabajado gratis, ya que estás tirando a la basura horas, o incluso semanas de esfuerzo y trabajo duro.

Generalmente no nos damos cuenta de cuánto dinero gastamos en cosas que no necesitamos. Es por esto que compartimos este artículo, para que identifiques estas cinco señales que te harán abrir los ojos y pensar dos veces antes de gastar la plata en cosas inútiles.

1. Compras artículos nuevos sólo porque son nuevos:

¿Eres de los que están parados en la fila de Apple a las 2:00 a.m. para comprar el nuevo iPhone?

Piensa un poco, siempre va a salir uno nuevo y mejor; el marketing es lo que hace que el mundo de vueltas. Si las compañías dejaran de crear nuevas versiones de los productos que venden ya no sería negocio.

Sin embargo no solo es la tecnología: ¿Tu carro todavía huele a nuevo y ya estás pensando en el modelo nuevo? Se dice que los carros se desvalorizan un 11% en el momento que los sacas del concesionario y pierden hasta un 19% el primer año.

No vas a sacarle el jugo de lo que pagaste si no manejas un tiempo prudente.

2. Ves descuentos, así que compras por comprar:

Viernes negro, Ciberlunes, descuentos con cupones, fin de temporada, cambio de colección y estás ahí revisando los artículos como el resto de la gente a ver de qué te antojas creando una necesidad que no tienes.

“Pero mira todo lo que me estoy ahorrando…”

¿Por qué más bien no miras todo lo que te estás ahorrando si dejas tu billetera en el bolsillo? Si no lo necesitas no te estás ahorrando nada, no importa cuánto pagues por ello.

3. Pagas por usar tus tarjeta de crédito y debido

Existen muchos tipos de tarjetas de crédito donde no tienes que pagar una cuota anual por su uso, ¡consíguete una! Lo mismo aplica con las cuentas de débito.

Tener este tipo de tarjetas con cuotas mensuales no es buen negocio… Haz una búsqueda y encuentra qué banco te da la opción de no gastar de más.

4. No utilizas las tarjetas de fidelización de las tiendas que más frecuentas:

Sí, los supermercados, cafés y demás tiendas generalmente tienen un control de todo lo que compras si das tus datos personales, pero puedes obtener beneficios tú también como descuentos, puntos, millas y precios especiales si eres un comprador recurrente.

¡Toma provecho de eso! Redime, utiliza cupones y códigos promocionales.

Vale la pena que les des tu dirección de correo, o tu número de celular a cambio de ahorrarte un dinero y que ellos sepan que mantequilla es la que compras.

5. Comes más afuera que en tu casa

Si tu desayuno está empacado en una bolsa de cartón, tu almuerzo en una de plástico y estas viendo un menú para escoger tu próxima cena, es porque estás gastando más de lo que debes en comida.

Sí esa misma comida que puedes prepararte en tu casa por mucho menos dinero. Solamente los impuestos y la propina implican un gasto extra de lo que destinas para tu comida en la calle; así que si sabes cocinar, déjate de excusas y comienza.

Inclusive deberías invertir tiempo en aprender a cocinar porque ¡cómo vas a dejar algo tan vital en manos de alguien más!

Fuente

¿Querés vivir una experiencia única en tu vida?