7 Razones por las cuales no eres exitoso así trabajes mucho y seas inteligente

¿Sientes que estás esforzándote mucho, entregando tu mejor versión, trabajando horas extras y aun así no sientes que eres exitoso?

Para tener un trabajo que te apasione, relaciones que te llenen, y gozar de buena salud no solo debes trabajar duro; si bien esto hace parte de la ecuación, hay otros elementos como los que veras a continuación que son indispensables para lograr tus metas.

Aquí tienes siete razones por las cuales aun no eres exitoso así trabajes duro y te esfuerces.

1. No contactas a personas nuevas

Es fácil apegarse a la gente que conoces desde hace mucho tiempo. El problema con las viejas amistades es que las mismas ideas son recicladas una y otra vez,  y no llegas a aprender de nuevas perspectivas que posiblemente están por fuera de esa burbuja.

Puede ser difícil acercarte a gente nueva, pero comenzar desde lo más pequeño puede ser de gran ayuda, por ejemplo, intenta conocer a una persona por semana.

«Tienes que luchar para lograr tu sueño. Tienes que sacrificarte y trabajar duro» – Lionel Messi

2. Eres alérgico al cambio

Estar en el mismo ambiente por un largo tiempo hace que adaptarte a algo nuevo sea más difícil, la buena noticia es que el cambio presenta una gran posibilidad de oportunidades e innovación.

En vez de resistirte al cambio, analiza cómo puedes sacar lo mejor de él. Debes estar abierto a nuevos conceptos  y curiosear el mundo que te rodea.

3. No estás dispuesto a tomar riesgos

Las personas inteligentes tienden a escoger el camino más seguro, y casi siempre siguen el mismo que sus amigos o escogen una carrera para que los acepten.

Por un lado esto garantiza un grado de seguridad y por el otro puede llegar a ser muy aburrido. Si estás considerando tomar un camino que no te es familiar piensa en cómo será tu vida dentro de unos años si no optas por seguir lo que querías.

¿Te arrepentirás de la decisión que tomaste o serás mucho más feliz por haberla tomado?

4. Crees que mereces ser exitoso por tus títulos

Las personas que se esforzaron mucho en el colegio están acostumbrados a estar en la cima y a que les digan que tienen mucho potencial. Esto puede ser bueno inicialmente, pero hay consecuencias que pueden ser negativas.

En el mundo real, no obtienes resultados a partir del trabajo que haces, sino a partir de un equilibrio entre el trabajo arduo, pensamiento estratégico y un poco de suerte (y puedes incrementar tu suerte trabajando en los primeros dos).

5. Sigues constantemente lo que te parezca emocionante en el momento

Normalmente, las personas inteligentes odian desperdiciar su tiempo, y son muy conscientes del valor del mismo.

Aunque esto pueda ser un gran atributo es necesario que seas constante con lo que haces y no te sientas atraído por algo “de lo que tal vez te podrías estar perdiendo”.

Puede suceder que quieras hacer lo que todo el mundo está haciendo y dejar tu meta a un lado. Concentrar tu esfuerzo en una sola meta te ayuda a tener mejores resultados en un futuro.

6. No te comprometes con una decisión

Ser inteligente y trabajador puede abrir muchas puertas, lastimosamente, tener demasiadas opciones puede ser igual de restrictivo que tener pocas.

Cuando abundan las opciones es difícil decidir qué hacer, y como resultado se convierte en una tentación de ir de un lado a otro viendo con qué te acomodas.

Es sugerible que hables con otras personas e investigues antes de tomar grandes decisiones, para que sepas distinguir entre lo que es bueno y malo para tu personalidad y estilo de vida.

7. No crees en ti mismo

Aunque no lo creas la gente inteligente subestima sus habilidades. Son sus peores críticos y esa es la primera causa que no te deja alcanzar tus objetivos.

La gente inteligente pone sus estándares muy altos (algo bueno si se mira desde afuera, pero podría ser estresante y frustrante). El perfeccionismo impide que lleves a cabo tus metas por el miedo al fracaso.

Cree en ti, lánzate sin miedos

En vez de decir “que pasaría si” o “no soy lo suficientemente bueno” mira hacia el futuro y construye sueños de cómo quisieras que se viera tu vida en unos años. Intentarlo es la clave para hacer que tus metas se cristalicen.

Fuente

¿Querés vivir una experiencia única en tu vida?