Cómo saber si llegó el momento de cambiar de trabajo

Seguramente has escuchado frases como Vive hoy como si fuera tu último día, o La vida es muy corta para hacer algo que no te gusta.

¿Estás cansado de escucharlas? ¿Cuántas veces las has repetido durante el último año? Seguramente muchas, y a pesar de ser increíblemente ciertas, estas ya no surten el mismo efecto sobre tu inconformidad como lo hacían antes.

Con toda seguridad conoces a alguien (si no eres tú) que no ama su trabajo, que se encuentra encerrado en él y no encuentra muchas salidas.

Estas personas se pasan los días revisando su calendario, pensando en cuántos días faltan para el fin de semana, el fin de mes, el fin de año, y el fin de su carrera para poder retirarse y dejar de pagar esa “condena” llamada vida laboral.

Nunca es muy tarde para cambiar, ni muy pronto:

Resulta que una vez fui invitado a dirigir una charla en un evento, mientras esperaba para subir a la tarima tuve una pequeña conversación con un joven de 30 años que era el encargado de todo lo que sucedía atrás del escenario (sentía cierta conexión con él ya que yo también tuve este trabajo)

Es hora de dejar de revisar el calendario y optar por cambios en tu vida

Lo primero que le pregunté fue si amaba su trabajo, y su respuesta fue que había asistido a la universidad y se había graduado como desarrollador de videojuegos.

No entendía por qué no se encontraba ejerciendo su carrera si se veía tan interesante e increíble, y su respuesta fue simple: llevo 10 años en un trabajo que odio pero me pagan bastante bien para dejarlo. Finalizó diciendo que algún día volvería hacer aquello que amaba.

Luego de terminar mi presentación se me acercó una señora diciéndome que se sintió muy inspirada y motivada por mi charla.

Me dijo que hubiera deseado cambiar su trabajo muchos años atrás, sin embargo, ya tenía 50 años y estaba muy cerca del retiro para considerar dicha posibilidad, solo son 9 años más para lograrlo decía entre risas llenas de decepción.

Inmediatamente observé en ella tristeza y decepción, ya que sentía que se había quedado sin tiempo para hacer lo que realmente amaba.

Ambas pequeñas historias son más comunes de lo que piensas. Incluso, tú puedes ser parte de esa lista de personas que ganan dinero a costa de sus pasiones y gustos.

 

Es imposible negar la importancia de la pensión y del retiro laboral en tu vida, sin embargo, es ilógico pensar que una meta implique una vida llena de frustraciones y decepciones. En otras palabras, prefieres una pensión por encima de hacer aquello que te gusta, que te apasiona…sencillamente no tiene ningún sentido.

¿Cómo hacer para que, tanto el joven como la señora, cambien su rumbo? ¿Cómo hacer para que no vean sus trabajos como la recta final, sino como su punto de partida?

Palabras en medio del camino:

El reto es el siguiente: Toma nota cada vez que dices “me gustaría…”, “me hubiera gustado…”, “quisiera poder…” y ten presente que cada vez que utilizas estas frases estás apunto de inventar una excusa para no hacer lo que amas en ese preciso instante y lugar.

¿Algún día? ¿Cuál día? Depositar tus sueños en un nostálgico “algún día” es como esperar que en el futuro y por arte de magia todos tus sueños se hagan realidad. Lamentablemente esto no va a pasar, bájate de esa nube.

La vida no es tan larga como piensas y esperas.

Lastimosamente el tiempo va pasando sin que hagas algo al respecto; ¿no te gustaría por lo menos hacer realidad alguno de tus sueños?

Quizás no los alcances todos, es algo difícil de saber hoy en día, no obstante, lo que sí sabes es que la única forma de alcanzar una meta, es empezando algún día…. Atrévete, convierte ese algún día en hoy. Es fácil.

Por favor, si odias tu trabajo, déjalo en este instante. 

Escrito por Chelsea Berler

¿Querés vivir una experiencia única en tu vida?